Aceite de Rosa Mosqueta, imprescindible



¿Necesitas rehidratar tu piel seca? ¿Disminuir cicatrices? ¿Mejorar estrías o manchas en la piel? La solución es el aceite de Rosa Mosqueta. Gracias a su composición en antioxidantes, vitaminas y ácidos grasos esenciales, el aceite de Rosa Mosqueta es un regenerador natural que nos va a ayudar en el cuidado de nuestra piel e incluso a mejorar y prevenir enfermedades como la artritis, la diabetes o la mala circulación.

Algunas de sus beneficios son: mejora la pigmentación de la piel disminuyendo estrías, manchas en la piel y cicatrices (tanto las producidas por la cirugía, como las de accidentes y quemaduras), rehidrata la piel seca debido a su alto contenido en Vitamina A, retrasa los signos de envejecimiento y mejora las arrugas gracias a los antioxidantes y Vitamina C que contiene y ayuda a combatir los efectos del fotoenvejecimiento con sus ácidos grasos esenciales y antioxidantes.

¿Cómo utilizarlo? El aceite de Rosa Mosqueta se recomienda aplicarlo dos veces al día (una por la mañana y otra por la noche) dando un pequeño masaje a la zona. Es importante limpiar la piel de impurezas y restos de maquillaje antes de aplicarlo. Con dos o tres gotas es suficiente. Si usamos alguna crema hidratante, lo podemos mezclar sin ningún problema.
Compartir en Google

Autor: Beatriz Rodriguez

    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario