GuidePedia

0

Si te sueles hacer la manicura, tendrás que fijarte en una práctica muy peligrosa, como es el acto de retirar las cutículas, ya que puede acarrearte muchas infecciones y también molestias tales como irritaciones. Unas cutículas infectadas pueden llegar a desarrollar pus así como dolor que empeorará con el  movimiento.

Ten presente que retirarlas no hace más hermosas tus uñas, sino que puede resultar que obtengas más enfermedades o alergias inesperadas. Cuando vayas a tu salón de belleza, recuerda decirles sólo que te limen y te pinten con un esmalte que refuerce tu uña de manera natural.

Recuerda siempre que notes que tus cutículas se ponen rojas, lavarlas con agua caliente y de este modo remitir la infección, intenta también desinfectar la zona de las mismas con agua oxigenada con la ayuda de un algodón, y entonces obtendrás una gran manera de recuperar tu salud en este tejido tan delicado.


Publicar un comentario

 
Top