GuidePedia

0

 
Contarle cuentos a un  niño es fácil. Simplemente, imagina dentro de tu imaginación los muñecos sobre los que vas a hablar y un motivo. Este motivo puede ser, desde enseñar la importancia de compartir, hasta la necesidad de sentirse querido, compartir cuando se está triste o también, saber cuándo se debe ser bueno y responsable.

Una vez tengas esto definido, intenta contar la historia despacio y descubriendo muy bien los personajes y escenarios para que el niño pueda entenderte.

A veces también es necesario que la persona que está narrando los cuentos  sepa cómo hacerles sonreír, puedes guardar sonidos en tu móvil que acompañen a los cuentos y de este modo, darles un toque de emoción que ellos valorarán mucho. Por otra parte, la música es otro de los acompañantes más geniales para ellos, prueba y acertarás seguro. No tengas miedo de probar y de este modo te irás soltando a medida que vayas contando los primeros.






Publicar un comentario

 
Top